El amor mira no con los ojos, sino con la mente.
William Shakespeare.